Rentabilidad de una Gran Canaria sostenible

Gran Canaria presenta un gran potencial como territorio en el que explotar energías como la fotovoltaica o la eólica.

05 febrero 2019

Existen muchas preguntas que deben responderse, sobre todo en lo relacionado a la rentabilidad económica. Previo a aventurarse a realizar una revolución renovable, se debe estudiar su viabilidad e impacto positivo. En el documental Gran Canaria Revolución Renovable, se reúnen ecologistas, expertos y políticos para defender la viabilidad de una Gran Canaria autosuficiente que sea un ejemplo a nivel mundial.

La inversión, clave para el avance energético

En la actualidad,  Gran Canaria tiene una gran dependencia del petróleo, con los riesgos económicos y ecológicos que ello conlleva como accidentes y vertidos tóxicos al mar. En 2016 Canarias invirtió 2.331 millones de euros en petróleo refinado -para electricidad, transporte terrestre y marítimo-, cifras que en 2018 aumentaron debido al aumento del barril de 40 dólares a 80 dólares. A día de hoy, cuesta mucho más generar energía eléctrica con las fuentes tradicionales en Canarias que en la Península.  

Por su situación geográfica, Gran Canaria presenta un gran potencial como territorio en el que explotar energías como la fotovoltaica o la eólica. Y es que, por un lado, se debe tener en cuenta de que en muchos hogares de la isla se puede sacar un rendimiento energético a las placas solares de siete horas de luz, mientras que en la Península el rendimiento medio es de sólo cinco y media. De media, la instalación de paneles solares para el autoabastecimiento de un hogar grancanario es un inversión que se amortiza a los cuatro años. Todo ello indica que, en muchos casos, los hogares podrían ser autosuficientes, sin depender de otras fuentes de energía.

Por su parte, la obtención de energía a partir de fuentes de energías eólicas reduciría a la mitad los costes de las energías tradicionales. Durante estos últimos tres años, Canarias ha conseguido desarrollar en gran medida la energía eólica. Tanto es así que actualmente puede cubrir el consumo anual del 46% de los hogares canarios. Asimismo, no se puede olvidar el gran hito logrado el pasado año, la instalación del primer aerogenerador marino de España en el mar de Jinámar.

Gracias a la inversión en el desarrollo de energía verde en Canarias se frena la dependencia energética del exterior que resulta en contaminante y cara. Con ello, además se mejora el I+D+i local al apoyar nuevos proyectos de investigación centrados en la producción y explotación de energías limpias.

Más allá de la inversión está la salud y bienestar social

La rentabilidad también puede medirse a partir el bienestar de los grancanarios  y no sólo por parámetros económicos. Dicho bienestar viene dado por la calidad de vida y mejoras en salud que, en muchos casos, se relacionan con la calidad del agua o del aire que nos rodea. De ello no sólo depende la producción de energía sostenible sino de su combinación con pequeños cambios en los hábitos que cada uno de los grancanarios debe asumir, como el uso de transporte público o el reciclaje.

Existen múltiples baremos para medir la rentabilidad de una Gran Canaria sostenible, pero el más eficiente es el que comprende los aspectos económicos y da prioridad al bienestar de la población de Gran Canaria. El futuro pasa por una ecoisla de referencia mundial por su autosuficiencia.

Recuerda que el 15 de febrero se estrena el documental "Gran Canaria Revolución Renovable" en al Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria a las 18:00. Reserva ya tu entrada gratuita.